:: Clima   :: Cambios de moneda   :: Mapas regionales   :: Servicios   :: Contáctenos  

CONTENIDOS

 
.
 
 

   Tranquilidad, calles de tierra, almacén de ramos generales, una plaza, la iglesia. Estos elementos caracterizan, sin duda, a un pueblo. Pero Nono, uno de los poblados más antiguos del Valle de Traslasierra, es identificado por estas cosas de la misma manera que hace décadas.

   Los viejos habitantes, que hoy portan sus buenos 70 años, cuentan que cuando eran niños, los que tenían setenta, les contaban muchas cosas sobre la vida de este lugar. “Tardes de música”, entre otras actividades, eran las más esperadas en Nono, villa serrana elegida para veranear por muchos porteños que venían desde Buenos Aires en el ferrocarril Pacífico. Los lugareños se juntaban en casas de familia para disfrutar del sonido de diferentes instrumentos: el piano, el violín, la mandolina … esta última era ejecutada por la madre de una mujer que hoy tiene 101 años. Las veladas eran organizadas por habitantes ilustres, según algunos: el gerente del banco (que en aquel entonces funcionaba también en pequeñas poblaciones), los antiguos dueños del Gran Hotel Nono. Algunas familias tradicionales de Córdoba que pasaban gran parte del año en el valle, también se convertían en protagonistas de estos momentos musicales y de encuentro.

   En las vivencias de antaño, se puede ver el origen de lo que hoy es el sello distintivo de este pueblo: “Nono en el arte”. Desde hace más de 10 años, se reúnen pintores y escultores de todo el país, en un encuentro donde vuelcan todo su potencial artístico e intercambian ideas y experiencias en una semana intensiva de trabajo.

   Nono es la musa inspiradora de quienes vienen con hambre de naturaleza agreste, con ansias de absorber el sonido del río y los pájaros para inmortalizarlos en un lienzo o en un bloque de mármol.

   Algunas historias relatan que alrededor del año 50, desde el arco del Gran Hotel Nono, se colgaban parlantes que todas las tardes propalaban música clásica. Este buen hábito fue adquirido por la capilla hasta el año 1965.

   Los veraneantes de aquellos años hacían excursiones a caballo desde los Nonos (dos cerros que dan origen a la denominación del pueblo. Ñuños: pechos de mujer en idioma comechingón) hasta el paredón del Dique de La Viña y cabalgatas hasta el nacimiento del río Mina Clavero. El balneario más deseado era Los Remansos, al que llegaban a caballo, en sulky o en caminatas familiares.

   Estas tentaciones para el descanso que las narraciones muestran, no son ajenas a las que hoy vienen a buscar quienes visitan Nono. Cultura, naturaleza, calma, ríos transparentes que regocijan el alma y masajean el cuerpo, oleos de paisajes hechos realidad, caballos, arena, musgo, piedras, descanso, vida de familia.

   Nono se puede visitar en cualquier época del año, pero tiene sólo una condición: quien pone un pie en este pueblo, no puede estar apurado.

 

Notas Anteriores

.

Cuando estuve en NONO

.

... cuéntenos su experiencia, alguna leyenda o historia de los habitantes de Nono ... +info

.

Datos de NONO

.

9 Telefonía DDN: (03544)
9 Telefonía DDI: (54 3544)
9 Telefonía celular: (549 3544)
9 Código Postal: 5887

.